miércoles, julio 09, 2008

Nada allá arriba


Miento si digo que me gustan los días soleados, o los veranos llenos de agua, la dulce playa y el mar, con sus enormes tentáculos aliñando el rastro de quienes dejan huellas mojadas con sus pies socavados de trajín, de total normalidad. Detestó el sol en mi cara como el frío entre los pulmones, odio las parejas que se besan y se dan fuertes caricias, mortales amores, besos brutos... Y también no soporto las luces de fiesta que apagan el cielo.

Solo amo la dulce soledad de esas olas pérdidas en la noche, del sexo que tienen con las rocas, la furia que vomitan con su espuma invisible, la luna y su femenino resplandor.

Cuando salimos con María y con los muertos, la miramos brillar en las noches en donde el silencio se escucha y donde los astros se encandilan con el resplandor de alguien resucitado, la miramos mecerce en su calva polvadera, bebemos de su orina en las madrugadas poco antes de que amanezca y la luz la trague con una bocanada nostálgica. La podemos ver en nuestro éxtasis, como vieron la estrella en belén, en ese unísono de galaxias copulando. Solo en las noches durmientes,cuando los artificios abandonan el engaño y se sumergen en la nada, cuando la mentira cesa su crecimiento por instantes, maldiciendo su convivencia con la verdad, cuando el sol deja de ser testigo de un nuevo día... La perdemos cuando una voz turba el vacio, cuando se esfuma el celo de la melancolía, cuando el silencio se desvanece en el morbo y la corrupción, y entonces Dios asiste al purgatorio, para que nos cuente la verdad, mientras arriba, las campanas no hacen mas que comprobar que en el cielo reina la incesante nada.

3 Comentarios:

Blogger Gustavo dijo...

No hay nada mejor que tomarse una cerveza a la noche en la playa. Tranquilo, solo. Escuchando el ruido de las olas. Viendo como los tamariscos se mueven bajo la luz de la luna. Sintiendo una suave brisa que te acaricia la piel.

11:19 p.m.  
Blogger Santi el de Los Divagues dijo...

"Qué horror
si hubiera dios
y si esas dos estrellas
pequeñas parpadeantes y gemelas
fueran los dos ojitos
mezquinos
acechantes
malévolos
de dios."

IDEA VILARIÑO

12:04 p.m.  
Blogger Mikala dijo...

Que lindo!es un placer leer lo que escribís sinceramente!. Te deseo lo mejor, espero algún día poder escribir tan bien como vos!

12:17 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal